30.5.11

pie a la reverberación


Esa idea difusa que creía era una forma coherente de aprehender lo que sucedía, cuajó en el momento que tú, el otro, me preguntó que pensaba. Entonces tuve que verbalizar, y no se trata de escribir, sino en el momento que mi voz se hizo sentir en el espacio, el momento de articular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario